Oficial: Toni Esteller deja el banquillo

Toni Esteller (foto por Joel esteller)


Ya conocíamos la noticia, pero se ha hecho oficial solo ayer a través de un comunicado publicado en las redes sociales por la secretaría deportiva del CN Barcelona: Toni Esteller deja el banquillo del club decano del waterpolo español, se quedará en el club barcelonés cono asesor y representante institucional. Treinta años de carrera en el club para Toni, icono del waterpolo nacional e internacional, que había empezado a dirigir el conjunto en el 1990.

Tras una larga carrera como jugador y entrenador  deja el sitio a Víctor Gonzáles, que ya en los últimos partidos de la temporada pasada hacía de primer entrenador. Programada  transición en casa becenista, que a pesar de no tener Toni en el banquillo seguirá contando con su experiencia para seguir creciendo con el en el staff del CN Barcelona.

El comunicado dice:

“Desde el CNB queremos agradecerle su enseñanza y todo el trabajo desarrollado en estos 30 años que ha ejercido como entrenador del primer equipo. Llegó al banquillo la temporada 1990-1991 después de ser nadador y waterpolista del club desde joven. Entre los títulos conseguidos destacan 7 Ligas, 7 Copas y 2 Copas LEN”, se lee en el comunicado del CN Barcelona.

“Toni, te deseamos mucha suerte en esta nueva etapa que comienzas y nos sentimos unos privilegiados de poder seguir contando contigo, historia viva del Club Natación Barcelona”,

Toni Esteller debuta como jugador en el CNB y en la selección juega su primer partido en el 1973, a la edad de 18 años, en el Mundial de Belgrado y participa a las olimpiadas de Moscú del 1980, donde España se queda justo fuera del podio, cuarta posición en el grupo final después de haber ganado dos partidos de los cinco disputados. Recordamos que en aquellas ediciones las medallas se ganaban tras una fase final a puntos con seis equipos (los ganadores de cada grupo preliminar) todos contra todos.

Tras estas olimpiadas se va al CN Catalunya, al principio como jugador-entrenador, club donde acaba quedándose en el banquillo hasta el 1986, año en el cual coge las riendas de la selección que se prepara para el Mundial de Madrid-86 y las olimpiadas de Seúl en el 1998. En El Mundial logrará la quinta posición que a pesar de atraer poco entusiasmo, esconde algo que quedará en la historia del waterpolo español. Como la sexta plaza en las olimpiadas…Es justo en estos años de trabajo de Toni que se va moldeando el grupo que en la década siguiente se proclamará campeón olímpico en Atlanta y conquistará títulos internacionales.

La capacidad de Toni Esteller en saber leer el talento en los jugadores, y sobre todo saber desarrollar su máximo potencial ha regalado al deporte nacional una generación de grandes atletas desde aquellas épocas hasta la actualidad.

Así llega el 1991 cuando vuelve a su CN Barcelona, donde se ha quedado hasta su recién retirada. Siete títulos nacionales, siete copas del rey y dos copas Len son el legado que Toni deja al club decano del waterpolo español. Se despide de sus chicos tras haber vuelto a saborear las competiciones europeas, sabiendo que el trabajo de los últimos años empieza a traer sus beneficios al equipo, mejorado mucho y con posibilidades reales de seguir creciendo para enfrentarse al mejor waterpolo internacional.

Toni Esteller con la selección eslovaca (foto marca.com)

Hay que mencionar también la experiencia en tierras eslovacas del entrenador catalán, fue en el 2016 cuando la federación lo ficha con el objetivo de clasificarse para el campeonato Europeo de Budapest. Trabajo que tenía que compaginar con el de primer entrenador del CN Barcelona. Probablemente gracias a él, tenemos en la liga española un gran jugador como Martin Famera, imponente ex internacional eslovaco de grandes calidades técnicas y físicas, ahora con pasaporte español y recién convocado para las revisiones con la selección de David Martin. Otro acierto de Toni…

Le echaremos de menos en el banquillo, echaremos de menos aquella pasión que desbordaba en cada grito de desesperación hacia sus jugadores o en sus protestas contra el conjunto arbitral. No alegramos que se quede en el ambiente del waterpolo, nos garantiza que tendremos siempre allí un gran conocedor de este deporte.


Sergio Praticó


Deja un comentario

es_ESES
A %d blogueros les gusta esto: