¡No me vengas con historias…mi equipo ya está muy bien cohesionado!

La cohesión de grupo es clave en el rendimiento del equipo (dibujo Raul Ballesta)


Ésta frase la he oído unas cuantas veces a lo largo de mi carrera profesional y seguro que muchos de vosotros y vosotras, apreciados lectores, también. Sin embargo, cuando preguntas al entrenador, – ok! Y cómo lo sabes?- Las respuestas pueden ser de lo más variopinto. Me permito la licencia de escribir las más típicas y que nadie se sienta  aludido o aludida, o si, quizás es mejor sentir que va con uno mismo para  tomar conciencia de los errores y a partir de ahí empezar a hacerse preguntas (aprender a utilizar el coaching es una herramientas muy poderosa). Al lio,  falsos indicadores a través de los cuales controlo la cohesión de mi equipo:

  • Mi equipo se lleva muy bien fuera de la piscina
  • Hay un líder muy claro y todos lo respetan
  • No suele haber conflictos serios en el vestuario
  • Etc.

Hay más, pero éstas son los que se me ocurren ahora mismo. No importa, es únicamente un ejemplo. Estas frases no significan nada más que dejar patente el poco conocimiento que tiene el entrenador al respecto. Que nadie se ofenda, es normal. El entrenador no tiene porqué saberlo, eso es trabajo del psicólogo del deporte. Nadie se extraña si el entrenador no sabe cómo trabajar correctamente un músculo sobrecargado o un tendón inflamado, ¿no? Eso es cosa del Fisioterapeuta, todos lo tenemos claro. Pues es lo mismo. Es más, si quieres que tu equipo rinda al máximo nivel, busca un buen psicólogo del deporte, pero ya!.

Dicho esto, os voy a dejar unos indicadores reales, los de verdad, que te ayudarán a saber si tu equipo está realmente cohesionado o no.

Lo primero que hay que tener claro es que los grupos son dinámicos, no son estáticos. Lo que te  funcionaba ayer puede que no te funcione hoy y viceversa. La vida está en continuo movimiento y hay que estar atento a los cambios que se vayan produciendo en el entorno de tu equipo.

Hay que tener en cuenta dos tipos de cohesión:

  • La cohesión de tarea
  • La cohesión social

La cohesión  de tarea es aquella que se da cuando los miembros del equipo tienen un objetivo común, compartido entre todos ellos y suficientemente atractivo para todos. En este punto es importante que el entrenador haga participe a todos y cada uno de los miembros del equipo, destacando su importancia en la consecución de los pequeños objetivos y de las metas finales. Si un miembro suplente no se siente suficientemente importante es difícil que se sienta participe de la consecución de los objetivos y por tanto la cohesión del equipo se verá perjudicada. También puede darse el caso que un jugador importante no se sienta suficientemente valorado por el entrenador o el resto del equipo. Es importante tener en cuenta que estamos dentro del terreno de las percepciones subjetivas y eso muchas veces es como adentrarse en terreno pantanoso. Lo mejor que puede hacer el entrenador, si el equipo no dispone de un psicólogo  deportivo, es tener charlas sinceras con todos los jugadores y “descubrir» si se sienten valorados o no ya que el propio entrenador puede tener una percepción equivocada de lo que están sintiendo sus jugadores. No es para nada una perdida de tiempo, al contrario , es un tiempo invertido que puede ayudar mucho a potenciar la cohesión de equipo y estoy seguro que ninguno de vosotros/as dudáis de la importancia de tener un equipo bien cohesionado.

La cohesión social por otro lado se refiere al grado que los miembros de un equipo muestran simpatías mutuas y disfrutan del compañerismo del grupo. En este punto es importante fomentar practicas sociales que vayan más allá de la piscina y que puedan permitir que los jugadores interaccionen entre sí y se generen simpatías. Aquí el entrenador puede hacer una puesta en común con los jugadores del equipo y elegir una activada lúdica para llevar a cabo.

Bien, una vez explicado esto, ha llegado el momento de la verdad, ¿cómo puedo saber realmente si mi equipo esta cohesionado?. Además  de la intuición del entrenador, la intuición del segundo entrenador y la intuición del capitán del equipo, la del dueño del restaurante y la de la kioskera, hay herramientas de verdad para saberlo.

Medición de la cohesión de grupo

El primer paso es medir lo más objetivamente posible la cohesión  de grupo y para ello hay varias herramientas. A mí, personalmente, me gusta mucho el Cuestionario de ambiente de grupo (Carroll et al. 1985). Es bastante intuitivo y fácil de aplicar y usar. También son muy potentes los sociogramas pero para usarlos es mejor que contéis con la ayuda de un profesional porque sino os vais a meter en un jardín.

Algunas cosillas a evitar, unos indicadores a los que estar atentos y que os pueden poner en alerta acerca del estado de la cohesión de vuestro equipo.

Factores que pueden reducir la cohesión  grupal (Hernandez, A. 2014):

  • Una incompatibilidad de personalidad dentro del grupo.
  • Un conflicto entre el rol social y de tarea entre los miembros del grupo.
  • Una ruptura de la comunicación entre los miembros del grupo o entre éstos y el líder.
  • La lucha de uno o más integrantes del grupo para conseguir el poder.
  • Rotación y movilidad frecuentes de los miembros del grupo.

Por último, os dejo unos consejos que os pueden ayudar a cohesionar el equipo:

  • Explicar a cada uno de sus jugadores sus roles en el equipo y su importancia dentro del mismo.
  • Establecer objetivos de equipo estimulantes.
  • Evitar la formación de pandillas y subgrupos.
  • Intentar tener un trato personalizado con los jugadores.
  • El entrenador tiene que estar en contacto con el ambiente del equipo.

Los propios jugadores también pueden potenciar la cohesión del equipo haciendo lo siguiente:

  • Integrar a las nuevas incorporaciones, conocer y aceptar las diferencias individuales.
  • Conciencia de que sin interdependientes para alcanzar los objetivos y ayudándose mutuamente se ayuda al equipo.
  • Proporcionar refuerzos positivos.
  • Buena comunicación  entre todos los jugadores y el entrenador.

Estos son solo algunos consejos, lo importante es que toméis consciencia de la importancia de tener un equipo bien cohesionado.

Recordad que si queréis que escriba sobre algún tema en concreto, o cualquier consulta que tengáis sobre psicología deportiva, me podéis enviar un mail a rballesta1@gmail.com.

No os perdáis mi podcast sobre Flow en el deporte

Be Flow.

Raul Ballesta

Raúl Ballesta

Psicólogo del deporte


Deja un comentario

es_ESES
A %d blogueros les gusta esto: